Por Margarita Bastías, extraída de ANSA.

A un año de las inundaciones que frustraron su inauguración, el “Santiago Business & Conference Center” reabrió sus puertas para consolidar la apuesta por el turismo de negocios en pleno corazón financiero, el Parque Titanium, conocido como el Sanhattan chileno.
En el año 2015, en Chile se realizaron 118 eventos internacionales con más de 45 mil delegados que dejaron ganancias cercanas a los 63 millones de dólares. Las cifras avalan la apuesta que hicieran dos jóvenes emprendedores -de 29 años- de hacerse cargo del Centro de Convenciones que con sus 5.500 metros cuadrados busca potenciar el turismo de reuniones: Salones modulares que permiten varios eventos simultáneos o grandes ferias y recibe luz natural gracias a sus más de siete metros de altura. Se estima que permite un flujo de casi un millón de personas al año y posee una capacidad de hasta 60 stands por feria.
Amigable con el medio ambiente, el parque Titanium tiene 14.000 metros cuadrados de áreas verdes, por el que pasa una ciclovía de 42 kilómetros -que cruza la ciudad de oeste a este-, a orillas del río Mapocho, destacó el gerente general de SBCC, Renato Bastías.
El parque lo componen tres torres corporativas de 23 pisos, que en su parte baja cuenta con un gimnasio de 1.450 metros cuadrados; un boulevard gastronómico de 800 metros cuadrados y bajo la Torre A se ubica el centro de convenciones. En los cinco niveles subterráneos, hay 2.000 estacionamientos construidos, de los cuales 500 son de propiedad del SBCC y además cuenta con 1.800 metros cuadrados para bodegas. Consultado por ANSA, explicó que “la implementación del lugar tuvo un costo de seis millones de dólares y la habilitación tecnológica e ingeniería del centro de convenciones significó un desembolso adicional de otros cuatro millones de dólares”.
Para Bastías, el hecho de que Chile califique dentro de los cinco mejores destinos de Sudamérica para hacer turismo de reuniones “significa que la gente de aquí termina yéndose a San Pedro de Atacama (1.500 kilómetros al norte de Santiago), de acá se mueve a la Patagonia chilena”, en el sur.
“O sea, la gente dice: qué entretenido es ir a un Congreso en Chile y aprovecha de recorrer, eso es el turismo de reuniones”, y acotó que los ingresos por este concepto “son monstruosos”.
“Un directivo que viene por una reunión deja más dinero que el que viaja a conocer propiamente tal, porque paga hotel, tiene un poder adquisitivo mayor, porque el congreso deja mucho dinero. Entonces, este lugar amplía la oferta de lo que tiene actualmente Santiago cuando hablamos de turismo de reuniones”, enfatizó. Graficó que cuentan con la capacidad para albergar un evento internacional de 500 personas y recalcó que la ubicación del SBCC significa “una oferta muy atractiva: A una cuadra de hoteles, del principal centro comercial (Costanera Center), al lado de las autopistas urbanas que conducen al aeropuerto, a Valparaíso, eso es algo muy apreciado”, remató. (ANSA).

Categorías: Blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *